Descarriladores comunicacionales

descarrilladores comunicacionales

El lenguaje es una poderosa herramienta y aprender a usarla es crucial para evitar resultados insatisfactorios. Algunos comportamientos disfuncionales vinculados a la comunicación:

Asumir una actitud arrogante ante la verdad, pensando que nuestra manera de ver la situación es la correcta y la única posible, cerrándonos a escuchar otros puntos de vistas diferentes. De esta manera, estamos más comprometidos con “tener razón” que con  resolver situaciones.

Prescribir sin diagnosticar, al no darnos el tiempo suficiente para indagar adecuadamente antes de ofrecer una solución, emitir una opinión y/o compartir nuestro punto de vista con el otro.

Confundir escuchar con simplemente “oír”, omitiendo el componente interpretativo de toda escucha.

Permanecer en la queja en lugar de formular un pedido y/o hacer un reclamo.

Hacer declaraciones con un bajo nivel de compromiso, provocando una incongruencia entre el decir y el hacer e impactando negativamente en nuestra identidad pública.

Ofendernos o enojarnos al no recibir lo que nunca pedimos de manera explícita.

Generar conversaciones en contextos inadecuados.

Omitir o subestimar el componente emocional (tanto propio como del otro) a la hora de abordar una conversación desafiante.

Asumir que el otro comprendió lo que dijimos sin chequear su escucha o, del mismo modo, asumir que comprendimos lo que el otro nos pidió sin chequear nuestra escucha con el otro.

Hacer declaraciones con un bajo nivel de compromiso, provocando una incongruencia entre el decir y el hacer e impactando negativamente en nuestra identidad pública.

Ofendernos o enojarnos al no recibir lo que nunca pedimos de manera explícita.

Generar conversaciones en contextos inadecuados.

Omitir o subestimar el componente emocional (tanto propio como del otro) a la hora de abordar una conversación desafiante.

Asumir que el otro comprendió lo que dijimos sin chequear su escucha o, del mismo modo, asumir que comprendimos lo que el otro nos pidió sin chequear nuestra escucha con el otro.

Anuncios

Acerca de Ulises Paradiso

Tengo 37 años, estoy casado y tengo dos hijos. Nací en Rosario y vivo en Capital Federal. Soy Licenciado en Ciencias Empresariales, coach ontológico y trainer en Programación Neurolingüística. Dirijo Lideractio, organización dedicada a la formación, al coaching y a la capacitación.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s