Quemar las naves

Cuando no nos animamos a emprender lo que verdaderamente queremos y  entusiasma padecemos  lo que hacemos y nos empobrecemos.

navesCuando descubrimos lo que queremos y da sentido a nuestra vida todo a nuestro alrededor se transforma. Ese descubrimiento produce un auténtico despertar, el de nuestra consciencia.

El despertar de la consciencia nos impulsa a ser agentes de cambio, nos anima a tomar las decisiones que venidos postergando, nos incentiva a llevar a cabo nuestros proyectos, a dejar atrás los miedos y quemar las naves que nos mantienen en nuestra zona de comodidad.

En una de las batallas más críticas de Alejandro Magno, en el año 355 a.C., en la costa de Fenicia, donde sus soldados estaban atemorizados y se sentían vencidos por el hecho de que sus enemigos lo superaban en cantidad, este gran líder decidió quemar las embarcaciones como manera de reflejar la necesidad de superar al adversario para poder volver a la propia tierra en las embarcaciones de éstos. Si eran vencidos, no podrían volver a sus tierras ni reencontrarse con sus afectos dado que el único modo era el acuático. De ahí la relevancia que tenía el hecho de haber quemado las naves.

Aquello que parecía imposible, fue logrado en cuanto los soldados se vieron forzados a abandonar su zona de comodidad en la cual estaban instalados fruto del miedo e inseguridad, cambiar su actitud y luchar con todas sus fuerzas con el firme propósito de volver a su tierra y reencontrarse con sus seres queridos. Esta historia me recuerda la importancia de lanzarnos a hacer aquello que nuestra consciencia nos muestra y que alimenta nuestra pasión, pero que postergamos o no realizamos por miedos a desprendernos de las seguridades y beneficios que nos ofrece la “embarcación” en la cual nos encontramos.

Una vez que nuestra consciencia es escuchada, nos sentimos impulsados a ir más allá de los límites definidos por nuestros temores, a dejar la seguridad que nos aprisionaba para dejar aflorar la libertad que necesitamos para trazar un nuevo rumbo y adentrarnos en un territorio hasta ahora sólo añorado, pero por nuestros temores vedado.

¿En qué necesitas quemar las naves? ¿Qué te permitirá hacerlo? ¿Qué necesitas para lograrlo? ¿Qué obstáculos identificas? ¿Quién puede ayudarte a transitar el proceso?

Anuncios

Acerca de Ulises Paradiso

Tengo 37 años, estoy casado y tengo dos hijos. Nací en Rosario y vivo en Capital Federal. Soy Licenciado en Ciencias Empresariales, coach ontológico y trainer en Programación Neurolingüística. Dirijo Lideractio, organización dedicada a la formación, al coaching y a la capacitación.
Imagen | Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s