Reconocernos de paso

“Incluso el pájaro carpintero debe su éxito al hecho de que usa su cabeza y, además, continúa golpeando hasta que termina el trabajo que comenzó.” (Coleman Cox)

Cuando sabemos que estamos de paso en un lugar buscamos estar livianos para poder movernos libremente y con mayor comodidad. Esto puede suceder, por ejemplo, cuando estamos en una ciudad que no conocemos y en la cual sabemos que permaneceremos solamente por unas pocas horas. Estar livianos nos permite movernos rápidamente, estar con nuestros sentidos despiertos a todo lo que ocurre a nuestro alrededor, apreciar lo que percibimos con nuestros sentidos y conectarnos con nuestras emociones.

Cuando, por el contrario, nos sobrecargamos de cosas, éstas nos molestan y afectan nuestra capacidad para disfrutar y movernos con mayor libertad y rapidez. En definitiva, en este ejemplo y en muchas ocasiones de nuestra vida, reconocernos de paso y evitar recargarnos de cosas nos permite estar presentes con todo nuestro ser en lugar de contentarnos con estar solamente presentes físicamente.

Así ocurre muchas veces en nuestra vida. Nos olvidamos de nuestra condición temporal y actuamos como si fuéramos a vivir eternamente, llenándonos de cosas que limitan nuestra capacidad de gozo y disfrute del momento presente y nos terminan esclavizando.

Sólo cuando nos reconocemos de paso, temporales y finitos, nos permitimos repensar nuestros comportamientos habituales y prioridades para redefinir lo importante y significativo en nuestra vida; aquellas cosas y actividades que ameritan nuestro esfuerzo y dedicación. Y ya que nuestro tiempo es limitado y no podemos hacer y tener todo lo que nos gustaría, necesitamos elegir aquello que verdaderamente es importante para nosotros y funcional a nuestros objetivos.

De este modo, si asumimos el protagonismo en nuestra vida y reconocemos que somos seres temporales podremos elegir la vida que queremos y poner nuestras energías y lo mejor de nosotros en aquellas cosas verdaderamente significativas.

El coaching ontológico facilita el conocernos mejor a fin de reconocer si estamos destinando lo mejor de nosotros a aquello que más nos importa para emprender los cambios que sean necesarios para reencauzar el camino que nos conecte con nuestro ideal de vida.

Anuncios

Acerca de Ulises Paradiso

Tengo 35 años, estoy casado y tengo dos hijos. Soy Licenciado en Ciencias Empresariales, coach ontológico y trainer en PNL. Dirijo la consultora Lideractio dedicada al coaching y la capacitación. He trabajado como orientador vocacional en el Centro de Orientación Integral Pedro D' Alfonso y como capacitador en la Consultora Dale Carnegie. Anteriormente me desempeñé en el ámbito corporativo en Monsanto y Yara.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s